Aportes para abordar el malestar educativo actual en tiempos de lazos virtualizados

Abrimos este espacio allá por el mes de abril, como un impulso; al calor de la necesidad de compartir ideas, después supimos, intentado recubrir con reflexiones y experiencias ese real que significó ubicarnos abruptamente en un escenario impensado. Circularon al comienzo muchos enlaces de interés, de escrituras amigas y urgentes que nos permitían empezar a tomar alguna distancia para pensar, para pensarnos. Éstas, de a poco, fueron cediendo lugar a las escenas y a las reflexiones, donde la urgencia devino experiencia. Fue tomando cuerpo en las voces y en las escrituras de quienes hacemos parte de esta comunidad de ideas, en torno al psicoanálisis comprometido con el transitar de nuestra época, en amistad de diálogos necesarios con otros discursos. El arte y la ficción también se hicieron presentes, siempre tocando esa cuerda que hace vibrar lo más íntimo.

Muchas escenas, historias, estados de ánimo se fueron sucediendo en apenas cuatro meses, con la vivencia subjetiva de un tiempo que transcurrió a toda velocidad entre desasosiegos y hallazgos. El receso invernal puso una pausa obligada, pausa necesaria en el tiempo continuo que permitió tomar aire para continuar, ahora con mucho transitado, y también por transitar. Advertimos en este tiempo las insistencias de aquello que ya venía aconteciendo, y también la novedad, bajo la lupa de las nuevas coordenadas.

En abril, el primer mensaje de la autodenominada “maestra por whatsapp” nos entregó la primera chispa de inspiración. Hoy, abriendo esta segunda etapa de nuestros “Lazos virtualizados”, llega también de su mano la voz de la mamá de Zoe, quien nos anticipa que algo se fue velando, juegos, ficciones y otros insumos que ofrece la escuela whatsappera mediante, cuando da tiempo al consentimiento subjetivo. Entonces, Zoe amanece con un deseo decidido anticipándose ella al regreso de la pausa invernal:

Para decidir por dónde seguir y elegir el modo…

(título whatsappero decidido el 28 de julio, cuando Silvina Fernández nos entregó esta nueva inspiración…que hoy es apertura)

Dra. Perla Zelmanovich 
FLACSO-IICSAL-CONICET

Agosto 2020

“(…) Hace días pensaba en escribirte para saber cómo estabas y contarte cómo veo resignificados en este momento tantos conceptos compartidos. Lazo social, Otro, lo real, la pulsión de muerte, lo fraterno…me impresiona la re-dimensión que toman y agradezco siempre la formación compartida a partir de la cual miro ahora más? mejor? al menos distinto!!!
Aquí aprendiendo a ser maestra por WhatsApp con baja conectividad, haciendo cuerpo a partir de las voces de los audios y recopilando escenas que me ayudan a ver cómo seguir.
Te mando un cariño enorme (…)» 

3 abr. 2020
Silvina Rita Fernández,
ex cursante de la Especialización en Cs. Sociales con mención en Psicoanálisis y Prácticas-socioeducativas.
Bariloche, Argentina.

“Aportes para abordar el malestar educativo actual” es el sintagma con el cual inauguramos nuestro programa de Psicoanálisis y Prácticas Socioeducativas en el año 2007, que es un enunciado y también una práctica que sostenemos y refrendamos más de una década después.
Parte de las reflexiones se hicieron cuerpo en varios artículos de investigación sobre la «Presencia en la virtualidad» (ver más).
Hoy nos toca ensayar nuestros aportes al calor de estos tiempos de lazos educativos virtualizados, cuando una pandemia que se nos fue instalando de a poco como certeza, nos interpela en nuestras vidas cotidianas e inunda todos los lazos, no sólo los educativos.

Entonces volvemos sobre nuestros pasos con el psicoanálisis en una perspectiva transdisciplinaria, para explorar una vez más la fertilidad de sus aportes a lo que nombramos como una “clínica socioeducativa” (ver más), hoy para pensar y abordar este malestar que transitamos.

Volvemos así sobre la idea de que hay un malestar en la cultura, Frued mediante (1930), que es estructural e ineludible, porque somos seres de lenguaje, y a diferencia del de las hormigas o el de las abejas, el que nos habita y habitamos es del reino del malentendido, del chiste, del doble sentido. Es del reino de las polisemias, que se expresan en las instituciones educativas en los mil y uno malos entendidos, y en la inevitable necesidad de lidiar con los conflictos que emergen en los lazos, que son una de las tres fuentes de ese malestar ineliminable, junto con el que deviene por el deterioro del cuerpo y de lo que imponen las fuerzas de la naturaleza (Freud dixit).

Pero es precisamente sobre esa falla estructural donde se asientan las invenciones y la cultura. Decimos entonces que “porque hay malestar hay cultura”, de allí la fertilidad de esa falla.  Se trata de un malestar que no es histórico, aunque en cada momento se anuda a otro, que sí lo es, y que hoy nos encuentra en estas circunstancias tan particulares.

Ambos conviven hoy en las casas, quienes tenemos el privilegio de contar con ellas, casas donde los malestares estructurales enlazan y conviven con lo nuevo. Y en esta espira, la de nuestra época, tratamos de asumirla para ir aprendiendo a hacer con lo que nos toca, donde el malestar estructural necesita actualizarse cada vez. 

Aprendemos escuchando, y escuchándonos, hoy más que nunca. De allí que ofrecemos este espacio, que tratará de ser dinámico como la realidad misma que estamos viviendo, pero con la mesura de no dejarnos llevar por una vorágine que nos deje “pedaleando en el aire”, como resuena en una de las notas (ver más) que recogimos, y que nos recuerde, como dice otra de las notas, que también lo que vendrá después será “la disputa por el relato” de “esta obra de teatro que escribimos mientras estamos en el escenario”, como supo metaforizar uno de los epidemiólogos que son parte de quienes nos están cuidando por estas latitudes.

Aquí van entonces algunos enlaces de interés (ver más) que fuimos compartiendo en nuestro equipo y algunas resonancias que nos van llegando de quienes han transitado en estos años la experiencia de abordar el malestar educativo actual desde los propios zapatos de cada quien, para que la piedra que hace obstáculo se haga piedra en el estanque, que haga sus resonancias, sus movimientos con las lecturas y escrituras que compartimos. Llega entonces desde Bariloche un mensaje que nos alienta a seguir pensando con ambos malestares para buscar la manera de abordarlos cada vez.

Y se abrió así una nueva ronda de intercambios con la “maestra por wasap”, para compartir este nuevo desafío, en tiempos de lazos educativos virtualizados. Gracias, gracias, Silvina Rita Fernández, desde el alto de Bariloche, donde estar en la casa no es tan confortable como el lugar desde el cual escribo estas líneas.

Dra. Perla Zelmanovich
FLACSO-IICSAL-CONICET
Abril 2020