Los educadores frente al desafío de trasladar la rutina del aula a las clases virtuales